Imrimir o guardar en pdf

Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

jueves, 18 de diciembre de 2014

Frases. Educación emocional VI


miércoles, 10 de diciembre de 2014

Cuentos en inglés

¿Os animáis con estos cuentos en inglés?

1. Cuento en inglés sobre los miedos: Elephant Amaranta’s Fear

Cuentos en inglés para niños
¿Os imagináis a una elefanta grande pero muy grande con miedo a los ratones? Parece una broma pero no lo es. Amaranta tiene mucho miedo de los ratones, tanto que se sube a los bancos cuando los ve. No os perdáis este cuento de Cuento a la Vista, ¡os encantará! Leedlo aquí.

2. Cuento infantil en inglés sobre el colegio: Cows don’t go to school

Cuento en ingles
La mejor amiga de Beto es la vaca Paca… ¿Qué pasaría si un día decide llevarla con él al colegio? Mmm, difícil saberlo porque las vacas no van al colegio… ¿o sí? Descubridlo aquí.

3. Cuento en inglés sobre hermanos: The Bug’s Stories

Cuentos infantiles en inglés
Tener un hermanito menor a veces se hace difícil y sino preguntadle a Nerea que debe compartir habitación con el suyo… ¿Leemos a ver di descubren algo en común que los una? Pulsad en el enlace para saber el final.

4. Cuento en inglés para hacernos pensar: Ahmed’s Dream

Cuentos para niños en inglés
Sueños… ¡qué bonito es soñar! ¿Vosotros soñáis mucho? ¿Despiertos o dormidos? Este cuento en ingléshabla de los sueños, específicamente de Ahmed. ¿Os gustaría saber con qué sueña él?

5. Un cuento en inglés con sorpresa: “Noelia wants an omelette”

Cuentos en inglés para niños
La dragoncita Noelia tiene muchas pero muchas ganas de comer una tortilla, de esas que prepara su papá pero al romperse el huevo… ¡se llevarán un susto! ¿Os animáis a descubrir que pasa? Si sois valientes, haced  clic aquí.

6. Cuento en inglés para curiosos: “The sleepy lamppost”

Cuentos cortos en inglés
Aquí conoceréis a una farola muy particular… Tan pero tan cotilla que prefiere dormir por la noche y durante el día ¡enterarse de lo que pasa en la ciudad! Claro que eso no es muy práctico para una farola, ¿o sí?

7. Cuento en inglés para niños diferentes: “The bunny without ears”

Cuentos cortos en inglés para niños
¿Conocéis algún conejo sin orejas? Pues bien, nuestras amigas de Cuento a la Vista os contarán la historia de uno, un conejito diferente que descubrirá que ser distinto tiene sus ventajas. ¿Lo leemos?

8. Cuento en inglés sobre los malos del cuento: “The villain of the story”

Cuentos infantiles en inglés
¿Qué pasaría si el lobo se cansase de ser el villano del cuento? Yo ya lo sé pero no os voy a adelantar nada, haced clic aquí y leedlo vosotros mismos.

9. Cuento en inglés sobre las apariencias: “The old lady in apartment 4B”

Cuentos infantiles cortos en ingles
Una anciana muy pero muy anciana vive en el apartamento 4B  y todos los niños de la zona creen que es una bruja. Pero la realidad es otra bien diferente, ¿la descubrimos?

10. Cuento en inglés para sonreír: “The girl who didn’t know how to laugh”

Cuentos en inglés


domingo, 19 de octubre de 2014

Oración de los Obispos en el Sínodo a las familias


VATICANO, 18 Oct. 14 / 12:45 pm (ACI/EWTN Noticias).- Al finalizar su mensaje, difundido hoy, el Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre la Familiai ncluyeron una oración dirigida a Dios por las familias y la Iglesia.
A continuación, el texto completo de la oración:
Padre, regala a todas las familias la presencia de esposos fuertes y sabios, que sean manantial de una familia libre y unida.
Padre, da a los padres una casa para vivir en paz con su familia.
Padre, concede a los hijos que sean signos de confianza y de esperanza y a jóvenes el coraje del compromiso estable y fiel.
Padre, ayuda a todos a poder ganar el pan con sus propias manos, a gustar la serenidad del espíritu y a mantener viva la llama de la fe también en tiempos de oscuridad.
Padre, danos la alegría de ver florecer una Iglesia cada vez más fiel y creíble, una ciudad justa y humana, un mundo que ame la verdad, la justicia y la misericordia.

viernes, 17 de octubre de 2014

Enseñar a renunciar cosas buenas para aspirar a mejores


http://www.lavanguardia.com/vida/20141016/54417947974/javier-reguart-hay-que-ensenar-a-nuestros-hijos-a-renunciar-a-cosas-buenas-para-aspirar-a-mejores.html
Javier Reguart ha trabajado durante más de 25 años en el sector empresarial, dirigiendo empresas familiares y multinacionales. Además, dedica parte de su tiempo a la formación continuada y conjunta de madres y padres que quieren educar mejor a sus hijos. Aunque piensa que la empresa y la familia tienen muchas cosas en común, según Reguart la diferencia fundamental entre estas dos instituciones está en que “en la empresa lo más importante es la eficacia, mientras que en la familia lo fundamental es quererse”. 

-¿En las empresas nos quieren por lo eficaces que somos?

Así es. En la empresa me valoran por la capacidad de dar respuesta adecuada a  los objetivos que me proponen. En cambio, en la familia me quieren por como soy.

-Aún así, la responsabilidad como padre o madre no se puede eludir…

Pensamos que el sentido común es suficiente para educar a los hijos. No deja de sorprender que nos preparemos cada día mejor para poder abordar nuestras responsabilidades en el mundo profesional y sin embargo, para desempeñar el papel de madre o padre no nos formamos. En la educación de los hijos es fundamental complementar el sentido común con una formación sólida y de calidad.

-¡De esta tarea no nos jubilaremos nunca!

Yo he podido asistir a los partos de mis hijos y en ninguno he visto que, además del nuevo bebé, apareciera el manual sobre cómo educarlos. Planificar la paternidad o maternidad es bueno, pero no es suficiente. Además, hay que saber priorizar y posteriorizar. Hay que ser capaces de saber renunciar a cosas buenas para optar a otras mejores. ¡Esta capacidad nos distingue y nos perfecciona como personas!

-¿Escuelas de formación para ser mejores padres?

Esta formación existe y está al alcance de todos. La clave está en el MDG, o el me da la gana. Hay que poner los medios, decidir esforzarse para que nuestros hijos tengan buenos referentes. Por otro lado, no existe un momento para recibirla, si no que deberíamos recibir formación de forma continuada. ¡Nuestros hijos nos lo están pidiendo! Un bebé requiere cuidados, más adelante los niños piden límites y luego los adolescentes exigen razones. De ahí la mayor importancia que con el tiempo adquiere la formación de los padres.

-¿Y la escuela?  ¿Cómo influye en la educación de nuestros hijos?

El colegio no educa, si no que educan los padres.  El colegio instruye, informa y colabora con los padres en la educación de los hijos. Por otro lado, están los maestros, que también influyen. Por eso, en la escuela lo más importante son los padres, después los profesores y por último los alumnos. ¿Queremos mejorar la calidad de la educación del país? Ayudemos a mejorar en primer lugar la calidad humana (y profesional) de los padres y de los profesores. El resto saldrá solo.

-¿Qué debemos hacer los padres para ser mejores educadores?

Sugiero tres ideas. En primer lugar, si queremos que nos sigan, tenemos que ir por delante; segundo, si queremos ir por delante ¿tenemos que cambiar algo?; y por último, para cambiar algo hay que formarse.

-Como madre, a veces pienso que educar es lo más complicado…

No es complicado, es complejo. ¡Bienvenidos al mundo de la complejidad y del caos! Pero es precisamente en este entorno cuando se dan las mejores circunstancias para innovar, renovar, reinventar, reparar, engrandecer, cambiar en definitiva, aquello que nos parece complicado. Hay que resolver la complicación de manera positiva. Para ello, volvemos a la formación y a querer activar el MDG…

-Visto así las crisis se convierten en  una oportunidad

Es bueno distinguir entre problemas y crisis. El mandarín, un idioma muy rico y que cada día es más necesario, distingue con claridad entre estos dos conceptos. Es decir, una crisis bien gestionada es una oportunidad de mejora, mientras que mal gestionada se puede convertir en un problema.  Las crisis que aparecen a lo largo del día son pues una oportunidad que no debemos desperdiciar.

-¿Alguna herramienta de gestión de crisis?

El amor desinteresado. Querer a alguien es cuidar los detalles pequeños, pensar en los demás más que en nosotros mismos.Con amor, las crisis se gestionan de forma más eficaz y los problemas, si acaban llegando, son más fáciles de abordar y de resolver.

-¿Qué ocurre con las nuevas tecnológicas?

La realidad tecnológica no es buena o mala en sí misma. Depende, como tantas otras cuestiones, del uso que hagamos de ella. ¡Vivimos en una época apasionante! La clave para gestionar las nuevas tecnologías consiste en ofrecer criterio a nuestros hijos para que estos puedan navegar con elegancia por esos mares turbulentos y océanos profundos del ambiente y tomen sus decisiones con libertad, de forma consciente y consecuente.

-¿Y cómo gestionar el ambiente?

Efectivamente, casa, escuela y ambiente son las tres patas esenciales en la educación de nuestros hijos. Y gestionar la última cuestión es lo más complejo.

-¿Cómo sabemos si estamos educando bien?

¿Y cómo y cuándo se puede medir? La cuestión fundamental no es si estoy educando bien o mal, sino si estoy educando conjuntamente con mi pareja.  Es decir, yo creo que es mejor equivocarse juntos que acertar por separado. Por otro lado, ofrecer únicamente recursos no es suficiente. Hay que enseñar a hacer lo correcto y a priorizar o posteriorizar. Así, aprenderán a renunciar a cosas buenas para aspirar a cosas mejores.

-¿Cree en la conciliación entre familia y trabajo?

No. Y lo sorprendente es que el trabajo suele ganar terreno a la familia. Sin embargo, hay que intentar buscar la excelencia en ambos aspectos de la vida.

-Tengo la sensación de que los padres tenemos que estar tomando decisiones continuamente…

Las personas somos los únicos seres que cuando tomamos una decisión lo hacemos para mejorar o para empeorar como tales. Y hay que hacerlo con libertad, que no es lo mismo que el libertinaje, resultado de una gestión no adecuada de las ganas. Sucede cuando nuestras decisiones y los efectos de las mismas no nos satisfacen. Por eso, para que nuestros hijos sean capaces de regular sus propias decisiones  es importante darles criterios.

-El derecho a la educación es fundamental.

Sí, pero es bueno recordar que los hijos tienen derecho al amor de sus padres, por encima de todo.

-¿Cómo debe ser un niño feliz?

La felicidad no es un fin, sino un proceso.

-¿Podemos medir  su éxito?

Mi experiencia me dice que las personas que han alcanzado el éxito coinciden en haber atendido y gestionado de forma complementaria y simultánea al menos cuatro aspectos: la coherencia con uno mismo, los logros profesionales, la familia y lo que hacemos por los demás. Solo así logramos ese equilibrio o felicidad que todos buscamos. Por tanto, una buena herramienta para dar a nuestros hijos consiste en enseñarles a organizar esos cuatro ámbitos de la vida de forma que no se produzcan desequilibrios entre ellos; a poner sus esfuerzos en buscar una vida buena más que en perseguir una buena vida.

-Y para acabar, ¿alguna ecuación?

C = (TN+TA) x A

El nivel de contribución a nuestra vida profesional o familiar, es igual a la suma de nuestro talento natural y adquirido, multiplicado por nuestras actitudes. Con esta integral de pequeñas cosas, todos hacemos la vida más agradable a los demás.



Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20141016/54417947974/javier-reguart-hay-que-ensenar-a-nuestros-hijos-a-renunciar-a-cosas-buenas-para-aspirar-a-mejores.html#ixzz3GLY49Vdg
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

sábado, 11 de octubre de 2014

7 frases que debes decirle a tus hijos todos los días


Foto ©



De todas las palabras que puedes decirles a tus hijos, estas son algunas que pueden causar el mayor impacto positivo en sus vidas.
Miriam Aguirre

Hay una infinidad de posibles combinaciones de palabras que podemos decirles a nuestros hijos para expresarles nuestro amor. A continuación te presento sólo algunas de las frases que me parecen de las mejores que podemos usar en nuestro hogar para estrechar los lazos familiares.

"Te amo/Te quiero". No debe pasar un solo día sin que tus hijos escuchen de tu boca, y sientan con seguridad, que los amas. Vendrán días difíciles, habrá momentos en los que ellos tomen decisiones que tal vez no sean las mejores. Asegúrate de que sepan con toda certeza que, sin importar lo que les pase o su forma de ser, nunca dejarás de amarlos.

"Me haces muy feliz". Esto no puede ser más cierto. Para cada madre o padre no hay verdad más acertada. Los hijos son una fuente inagotable de felicidad y amor. Es importante que ellos sepan esto. No esperes al día de graduación o su boda para decírselo: simplemente hazlo hoy mismo.

"Eres muy especial". Es de extrema importancia que los niños entiendan desde una corta edad que son diferentes y que esto los hace únicos y especiales. Además, todos queremos sobresalir de alguna manera. Ponte la meta de decirles a diario que para ti ellos son incomparables y lo más especial que te ha pasado en la vida.

"Me gusta mucho cuando tú…" Toda persona disfruta de saber que lo que hace agrada a otros. En especial tus hijos, que piensan que eres la persona más interesante, inteligente y la persona que más aman. Señala cualquier detalle positivo en su comportamiento, su carácter, su bondad, sus talentos, sus divertidas ideas o su desempeño en la escuela.

"Todos los días doy gracias por ti". Si tienes alguna afiliación religiosa o si estás acostumbrado a orar o rezar en tu hogar, ora junto con tus hijos y deja que escuchen de tu boca que das gracias a Dios por tenerlos en tu vida y que deseas su bienestar. También ora por su bienestar, especialmente cuando tienen dificultades.

"Creo en ti/Confío en ti". Nuestros pequeños pueden crecer sintiéndose inseguros si no saben que tenemos confianza y que creemos en ellos. Podemos aprovechar momentos en familia, ocurrencias como en el momento de tomar una decisión adecuada para su edad, decirles que confiamos en ellos y respetar su decisión.

"Eres capaz/Yo sé que tú puedes". Los niños pueden sentirse desanimados fácilmente cuando al intentar hacer algo no resulta como lo esperaban después de solo una o dos pruebas. Debemos alentarlos para que sigan intentado y expresarles que sabemos que ellos son capaces de realizar la tarea. Si necesitan más información, más práctica o más explicaciones para que la entiendan completamente, hagamos lo necesario (muéstrales un tutorial en video, hazles una demostración o cuéntales experiencias personales tuyas de aprendizaje), pero siempre deben de saber que ellos tienen la capacidad de hacerlo.

Recuerda que tus hijos son una bendición, un milagro, una luz en tu vida que ilumina cada día, haz que ellos lo sientan y lo sepan también. Cada día

sábado, 27 de septiembre de 2014

Si tu bebé no te ve, no te huele, no te oye y no te siente no sabe que existes

                    Foto: ©

A menudo os decimos que un ejercicio muy recomendable a la hora de criar y educar a los niños es tratar de entenderles. Ser empáticos y ponernos en su lugar para saber qué están viviendo y, de ese modo, acercarnos un poco más a su aflicción o molestia y saber así el porqué de su comportamiento.
Hablando de bebés, hay muchos padres que no acaban de entender cómo puede ser que al dejar al bebé solo en la cuna o el moisés se eche a llorar, o que duerma cinco o diez minutos y se despierte de nuevo, cuando parecía que estaba traspuesto para horas, o por qué si se queda solo un momento, llora también, si está seguro entre las cuatro paredes de su habitación.
Pues la respuesta es bastante simple, pero pocos padres la conocen o la interiorizan: si tu bebé no te ve, no te huele y no te siente, no sabe que existes.

El moisés junto a la cama

Siempre se dice que el problema es cuando no te ve, y es cierto, pero hay algo más. Es decir, si no te ve, si te pierde de su campo visual, si desapareces, para él ya no existes. Y mientras esté distraído con algún juguete, color o cacharro en movimiento se olvidará de pensar en que no existes, pero como esas cosas tienen una diversión limitada, enseguida se dará cuenta de que está solo y echará a llorar.
Hay madres que se preguntan cómo es posible que teniéndolo al lado en la cama, sin tocarle, duerma medio bien y teniéndolo en el moisés, pegado a la cama, en teoría no mucho más lejos, duerma fatal.
Pues lo dicho, es posible que ahí, al lado de la cama, con la mínima luz de las lamparitas que ponemos de noche para verle ellos puedan abrir un momento los ojos, ver que estamos a su lado y seguir durmiendo tan tranquilos. Pero casi me decanto más por una cuestión de olor, de ruido y de reconocimiento de la presencia.
En el moisés, aunque está abierto, imposible que te vea. En el moisés, por tener cuatro paredes y quedar un poco hundido dentro nuestras respiraciones le llegan con menor fuerza, y posiblemente nos oiga muy lejanos. En el moisés, por tener cuatro paredes, podemos estar a su lado, incluso tocando el moisés, pero para él estaremos muy lejos.
En la cama, sin embargo, nos puede ver, nos puede oler sin problema, nos puede oír mucho más cerca y puede notar nuestra cercana presencia. Y si no la notan, pueden mover un brazo o una pierna para lograr el contacto. Y puede parecer mentira, pero esa piernita encima de nuestro cuerpo, esa manita que contacta con nuestra piel, son suficientes para hacerle sentir acompañado.

Las paredes que les protegen

Pasa algo parecido cuando es de día y ponemos al niño en una cunita, en un gimnasio o en un parque y salimos de la habitación para cualquier cosa (que ya sabemos que a veces hay que hacer la comida, contestar al teléfono, ducharse y cosas así). En cuestión de minutos, o segundos, el niño empieza a quejarse por estar solo. Tú crees que se queja por otra cosa, que se habrá hecho caca, que tendrá hambre o lo que sea, pero no, es cogerlo y dejar de llorar, soltarlo y volver a hacerlo, cogerlo y de nuevo calmarse.
Tú crees que es absurdo, que no hay ningún peligro, que está en casa, cobijado por un techo, unas paredes y protegido por mamá, papá o por ambos, que ahí no hay animales que puedan atacarle, ni lluvia que pueda mojarle, ni frío que hiele su delicada piel, ni un suelo lleno de piedras y huecos en los que pueda estar incómodo. No hay nada de eso y, sin embargo, no acepta estar ahí.
¿Por qué? Pues porque eso lo sabemos nosotros, papá y mamá, pero ellos no lo saben. Ellos no saben nada de techos, paredes, lluvias ni piedras. De hecho ni siquiera saben nada de animales y peligros. Ellos sólo sienten que estando solos no están bien y por eso piden contacto y cuidados. Ellos sólo saben que si no te ven, si no te huelen, si no te oyen y si no te sienten, no existes, y quieren que existas. Necesitan que existas.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Los niños deberían dormir con sus padres hasta los cinco años.



monty ©

viene de aquí


Sunderland también cree que la práctica actual está basada en actitudes sociales que deberían ser abandonadas. “Hay un tabú en este país sobre dormir l@s niñ@s con sus madres-padres”, dijo. “Lo que he hecho en este libro es presentar la ciencia. Estudios de todo el mundo muestran que el colecho hasta los cinco años es una inversión para la criatura. La ansiedad por la separación puede producirse hasta la edad de cinco años o más, lo cual puede afectarles más adelante en la vida. Esto se calma con el colecho”.

Los síntomas también pueden ser físicos. Sunderland cita un estudio en el que se encontró que aproximadamente un 70% de mujeres que no fueron consoladas cuando lloraban de niñas, desarrollaron dificultades digestivas en edad adulta.

El libro de Sunderland se aparta de los libros de los gurús del cómo ser padres, ampliamente leídos, tales como el de Gina Ford, que tiene miles de seguidores. Ford recomienda que se establezcan rutinas de sueño en los bebés en la cuna, desde la edad más temprana, “lejos del resto de la casa”, y enseñar a los bebés a dormir “sin asistencia adulta”. En su libro “The Complete Sleep Guide for Contented Babies and Toddlers”, escribe que las madres-padres necesitan tiempo para sí mism@s. “El colecho… suele acabar con la madre y el padre durmiendo en habitaciones separadas” y con madres exhaustas, una situación que “pone una presión enorme sobre la familia entera”.

Annette Moutford, directora de ‘Family Links’, organización de padres-madres, confirmaba que la norma en el Reino Unido era animarles a que durmieran en cunas y camas, normalmente en habitaciones separadas, desde una temprana edad. “Los padres y madres necesitan su propio espacio,” decía. “Animar a l@s niñ@s a que tengan su propia rutina del sueño en su propio espacio, tiene unos beneficios muy precisos”

Sunderland dice que se ha comprobado, que poner a dormir a las criaturas en sus propias camas cuando solo tienen unas semanas de edad, incluso si lloran por la noche, incrementa el flujo de cortisol.

Estudios en niñ@s de menos de cinco años han mostrado que el cortisol sube en más de un 90% de los casos, cuando van a la guardería. Y en el 75% de los casos, baja cuando vuelven a casa.

El Profesor Jaak Panksepp, neurocientífico de la Washington State University, autor del prólogo del libro The Science of Parenting, dijo que los razonamientos de Sunderland eran “una historia coherente en conformidad con la neurociencia. Una sociedad sabia debería seguir sus consejos”.

Sunderland dice que acostar a las criaturas solas, es un fenómeno peculiar de la sociedad occidental que puede aumentar las posibilidades del síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL). Esto puede ser debido a que la criatura pierde el efecto calmante que tiene el dormir junto a su madre para la función cardio-respiratoria.

“En el Reino Unido, 500 niñ@s mueren cada año de SMSL”, escribe Sunderland. “En China, donde [el colecho] es habitual, el SMSL es tan raro que no tiene ni nombre.”

Artículo publicado en “Cuatro en la Cama” y en “Marsupina, mamá cangura”.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

martes, 16 de septiembre de 2014

ORDEN


Orden: un básico para la vuelta al cole.
¿EoE?

lunes, 15 de septiembre de 2014

martes, 25 de marzo de 2014

sábado, 22 de marzo de 2014

Cursos de Francés en París



CURSOS INTENSIUS DE FRANCÈS A 
PARÍS:
TOTES LES EDATS!!
http://www.elsidiomes.com/francegraves.html

General French Courses for adults: 

@ Intensive French courses
@ Intensive Plus French courses
@ Semi-intensive Summer courses
@ Afternoon courses
@ One to one courses
@ Specialised French courses

Specialised French Study Programmes:

Intensive PLUS courses
Business French in mini-groups
Executive Program/Manager Program
French and Law
French and Economy
One to One and Two to One Programs
Internships

French Certificates and exams:
@ TCF (Test de Connaissance du Français)
@ TCF NF ( accès à la nationalité française)
@ TCF pour le Québec (Test de Connaissance du Français adapté au Quebec)
@ TEF (Test d’Evaluation du Français)
@ TEFaQ (Test d’Evaluation du Français adapté au Quebec)
@ DELF (Diplôme d'Etudes en Langue Française)
@ DALF (Diplôme Approfondi de Langue Française)
@ CCIP exams

Courses for teenagers:
@ Summer courses — amb Anna Llovera i Judit Ibars.



Facebook Share