¿eDuCaS o les eDuCaN? ©

¿eDuCaS o les eDuCaN? ©

viernes, 15 de enero de 2010

Calidad de vida del nuevo ciudadano

http://mastiempoconloshijos.com/

APORTACIÓN RELATIVA AL MANIFIESTO ”MÁS TIEMPO CON LOS HIJOS”

En consideración al manifiesto puedo darles mi impresión desde mi especialidad, las Neurociencias.

La neurociencia nos presenta un abanico de alternativas acerca de cómo se organiza el sistema nervioso y cómo funciona para generar la conducta. La edad inicial de todo niño representa un desafío, donde el poder integrar los conocimientos derivados de los distintos niveles de análisis y los factores que facilitan el crecimiento y el desarrollo del cerebro infantil.

El aporte de las neurociencias mas reciente sobre el cerebro y su función lo establecen los estudios sobre la plasticidad neuronal “el cerebro como órgano cambiante a través de su estimulación endógena o exógena”. El ser humano desarrolla las funciones cerebrales durante los tres primeros años de vida, aun desde la fase embrionaria y persiste significativamente hasta los 6 años, tal como lo evidencia la información genética.

La plasticidad del cerebro se expresa en tres niveles: a.- sinapsis neuronal, b.- la capacidad de establecer nuevas conexiones, c.- el uso de las zonas del cerebro para otras actividades. Se puede decir que la plasticidad es una característica de la mecánica de la deformación y de los flujos, el término sugiere movimiento, procesos activos y reactivos de un material físico. Neurofisiologicamente, no solo son cambios celulares del órgano, sino de producción, modificación o recuperación de la conducta o la cognición perdida.

Tomando en cuenta este punto de vista, se puede extrapolar que la significancia de la estimulación por parte de la madre desde el primer contacto que se produce durante el periodo gestacional hasta los vínculos de crianza mas estructurados -entiéndase crianza como el medio por el que los padres socializan a sus hijos- moldeando su personalidad (Barton, Dielman & Cattell, 1977), dados por la familia y la interacción socio escolar tales como alimentación, aseo, comunicación, afectividad no deben pasar por alto, en las primeras etapas de crecimiento de todo ser humano; lo contrario sería negar nuestra propia naturaleza, sobre la base de nuestras primeras necesidades que conforman la pirámide para la formación del ciudadano ejemplar y feliz.

“Una educación inicial institucionalizada desde muy temprana edad, debe estar flexibilizada por la intervención directa de los padres en el proceso, orientada en estimular el desarrollo de los niños en un ambiente de afectividad, calidad de formación donde la interacción padres-niños y cuidadores garantice calidad de vida al futuro ciudadano”.

Dra. Reyna Watt

Neuropsicóloga. Esp. en Neurociencias.

Valencia. Venezuela

No hay comentarios: