Talleres Pedrera.

Bellos hexágonos entrelazados tejiendo caracolas  partidas en tres.  La belleza a mi entender  alcanza su plenitud al atardecer cuando ellas las iluminan; las baldosas (pincha si quieres verlas), las farolas. Increible experiencia la de  deternerse unos minutos y observarlas. 

Estando en  plaza Cataluña , mi norte era c/Roselló con Pº de Gracia: comprar cápsulas de café para la Nespresso. Esto está arriba del toooodo  (para los de la terraferma es leeeejos).  Subiendo por el Paseo de Gracia, dejo a mano izquierda la Borsa de Barcelona (que ahora mejor ni asomarse) y pasadas algunas archicarísimas tiendas de marca-fashion (¡rebajas por las nubes!) las veo, les veo el perfil a La casa Amatller y a la Casa Batlló. A lo lejos en diagonal se asoma la Pedrera, la mítica Casa Milà.. Ancha y robusta por fuera bella, esbelta y fina por dentro. Observé detenidamente lo irrepetible: trazos de movimiento a la piedra rebozando paciencia;  amagos de timidez cubiertos por nobles colores  y sobrios vidrios; hierbas forjadas en el pasado dando cobijo a reptiles rozando la perfección humana; y las olas, una detrás de otra,  ¡el mar y la naturaleza en la urbe!. Siempre he pensado que las tres damas se susurran al oido sus más preciados secretos, cuando todos duermen. 

Hoy, se pueden visitar.  Os dejo algunas de las  fotos que pude hacer y el enlace de los talleres infantiles y familiares que se realizan en la Pedrera durante todo el año.  Algunos de ellos finalizan con paseo por el estudiado desván y el ingenioso tejado.  ¡No tienen desperdicio! Repetiremos seguro... ¡Si os interesa no olvidéis que primero hay que reservar! mOnTy-¿eOe?
















 

Entradas populares