Mary Poppins-Señorita Rottenmayer

Dos modelos educativos diferentes parecen enfrentarse en los últimos meses en la educación occidental: el modelo Mary Poppins -la diversión y el entretenimiento a cualquier precio, también dentro de la enseñanza- o el modelo Señorita Rottenmayer: ordeno, mando y tú te callas y a obedecer, que es tu obligación. Interesante pararse a pensar...

Comentarios

Dolores Ceballos ha dicho que…
Por mucho que digamos, creo que enseñar es una tarea muy difícil. Educar sin llegar a ser autoritario, pero con la seriedad suficiente para que no nos tomen por el pito del sereno.
Hablo en plural no porque yo sea profe, es porque soy madre y tb me toca enseñar a los míos.
Bicos Monty.
miss-perea's ha dicho que…
Yo creo que todo en extremo es malo.
Mi opinion como madre, es que los niños son niños y aparte de dejarles su espacio necesitan unas normas para que se centren y puedan convivir como personas civilizadas.
Un beso Paqui y Mari
Miss-pereas
sunsi ha dicho que…
En el punto medio está la virtud...nunca mejor dicho en este caso, Monty. Parece sencillo sobre el papel, pero es un tema complicado. Hay que tener en cuenta todos los factores: sociedad, familia, la persona del niño, la revisión constante de los contenidos, el concepto de autoridad y amor al alumno (lo último, fundamental). Ya no sirven los moldes de hace años. Hay que estudiar sobre lo que significa estudiar (y valga la redundancia), aprender, crecer como persona...

Mil cosas, Monty...

Gracias, guapa
mOnTy ha dicho que…
Prefiero a Mary Poppins por supuesto... pero hay que decicarles horas a uno mismo: buscar el modo de tener temple full time...

Lo que más me gusta del día es estar con ellos, siempre lo digo. Delego/aría el resto de tareas domésticas y sus derivados.
Rosa ha dicho que…
Yo también prefiero Meripopins.
El Diario de Ana Frank fue un libro que leí hace años, y hace poco lo volví a leer, creo que todos deberiamos de leerlo, creo que aporta mucho, aunque por desgracia no es ficción.
Un besito
mOnTy ha dicho que…
Rosa, no te había visto antes...
Cruda realidad la de los campamentos nazis. Tremendo para la humanidad. Atroz. Un beso