domingo, 7 de agosto de 2011

Hijos, basta ya!!!

Los padres en ocasiones parecemos sometidos a la dictadura de lo se supone se debe hacer para conseguir convertir a nuestros hijos en hombres y mujeres de provecho. Y creo que, en realidad, corremos el riesgo de abonar el terreno de una generación temerosa, inmadura e incapaz. La educación que procuramos para nuestros hijos puede adolecer de un exceso de previsión que les incapacite para recorrer su propio camino.
Todo parece estar programado, “agendado”. Estudios, estancias en el extranjero, estimulación temprana, actividades extraescolares variadas, nuevas tecnologías , deporte y ocio controlado.
Proyectos clónicos para seres singulares.
¿A quién no le cuesta arriesgarse a prescindir del guión? Son las circunstancias que nos superan las que lo imponen: una enfermedad, la crisis económica o una dificultad personal. 
La adversidad obliga a renunciar, a pensar creativamente , a crecer , a replantearse las cosas, a volver a intentarlo, a cambiar lo que no va , a saltar al vacío del mundo no conocido.
Y todo esto no desde la teoría -que es mucho más llevadera-, sino desde la realidad más inmediata.
Se aprende a convivir con la incertidumbre, la contabilidad diaria y exigente, el paro, la precariedad, el miedo, la debilidad física ,la experiencia de la limitación o la aventura de la solidaridad y la dependencia de otro. 

Curiosamente existe una coincidencia cronológica entra la gestación de la generación Nini (ni estudian ni trabajan) y la época de la sobreabundancia económica. 
Tal vez esta crisis pueda ser la salvación para los nuestros: No podremos darles todo aquello que quisiéramos.
Si estamos a la altura y les demostramos con nuestro testimonio que , como recoge un dicho americano ,"el carácter es lo que queda cuando uno se declara en quiebra" tengo confianza en que conseguiremos un buen final para los que nos siguen: disfrutaran de la felicidad que nace de la fortaleza personal y una vida sencilla.

He decidido prescindir de J.Drexler ( sin que sirva de precedente!) y ariesgarme con Maldita Nerea en "El secreto de las tortugas" Letra y melodía me vienen al pelo respecto a lo que andaba yo diciendo...

guardo, guardado*****

2 comentarios:

meloenvuelvepararegalo dijo...

Cómo me gustan estos post tuyos sobre los valores a transmitir en la educación.
Echaba de menos estas lecturas!

mOnTy dijo...

Gracias Tere, un besote.

Se ha producido un error en este gadget.

UNA TARDE DE CINE. Escapadas

El amor entre los esposos es el verdadero motor de la familia y ellos tienen la gran responsabilidad de cuidarlo y hacerlo cre...